Sudor

Publicado por

El calor es asfixiante. La gasa que hace de puerta en la habitación se balancea con el movimiento del ventilador de techo. No puedo dejar de mirar el movimiento de las aspas. Son hipnóticas. Noto como las gotas de sudor resbalan por mi espalda. Intento no mover ningún músculo, que mi cuerpo entre en estado de narcolepsia y así olvidar este agobio tan sofocante.

Las aspas siguen girando. Noto el aire acariciar mi cuerpo y cierro los ojos. Ahí estás. Mis entrañas te reconocen y te dan la bienvenida contrayéndose. Arqueo la espalda y dejo fluir el latigazo eléctrico que siento. Con un movimiento lento enrollo la sábana de seda en mi pie izquierdo. Agradezco el tacto suave y veo tus manos recorriendo mi pierna. Se me eriza la piel y al mismo tiempo, una nueva gota de sudor va perlando mis pechos. El contraste entre mi calor corporal y el aire del ventilador pone en alerta mis pezones.

Sigo con los ojos cerrados. No quiero que te esfumes. Siento palpitar mi entrepierna, también te ha reconocido y espera su turno. El corazón bombea más rápido, tus manos han llegado a mi cuello. Entreabro los labios a la espera de tu contacto y aprieto más fuerte los párpados. Tengo miedo de que desaparezcas. No lo haces, oigo como susurras en mi cuello: “Estoy deseando sentirte”. Deslizo mi mano por mi pelo y la dejo en mi mandíbula. Me besas. Un leve suspiro sale de mis labios sin pedir permiso.

“Necesito sentirte más”, me dices. Y obedezco. Recorro mis pechos y arrastro las pequeñas gotas de sudor. Hago círculos con mis dedos en mi ombligo como decidiendo el siguiente paso del recorrido. Me clavas la mirada, expectante, exigente, imperativo. Sonrío divertida y continuo el camino. Siento la humedad y abro ligeramente las piernas. Estás contento.

Ladeo la cabeza y entreabro los ojos. El calor vuelve. La tela que cubre la puerta continúa con su baile y me recuerda que no estás. Vuelvo a mirar el ventilador del techo.

2 comentarios

  1. “This is the end, my friend”… sudor, ventilador, las aspas, helicóptero, wagner, el olor del napalm por las mañanas… pero… ¿pero? ¿que cojones hace ahora Charlie Sheen? ¡No me lo puedo de creer! Jo tío, como ha cambiado el cuento. Por la gloria de John Wayne… ¿Que se supone que estas haciendo con… eso? ¡Acabáramos!

    Ahora entiendo que te dieras a la mala vida…🤣🤣🤣

    (Perdona el dislate, me pudo el ventilador)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s