Alcohol

Publicado por

Tenía entendido que el alcohol servía para muchas cosas: ahogar penas, desinfectar heridas, inhibir, adormecer… Pero nunca habría imaginado que pudiese provocar orgasmos…

Una barra de bar repleta de vasos y donde es mejor no apoyarte si no quieres quedarte pegado. Un taburete libre. Música a todo volumen. Cuerpos contoneándose en la pista, ocultándose bajo la oscuridad, donde las manos recorren sin ser vistas centímetros de piel prohibida.

Ambiente cargado. Un camarero que se inclina y ofrece su oreja para oír la comanda: un chupito. Un rápido vistazo a los compañeros de barra. Justo a mi lado una figura masculina, absorta en su vaso. Lo mueve y el hielo da vueltas. Se sonríe mientras contempla el  hipnótico movimiento.

Me tomo el chupito y le hago señas al camarero para que me sirva otro igual sin quitarle los ojos de encima a mi vecino. Sin esperarlo ladea la cabeza hacia mí y nuestras miradas se cruzan. Siento una corriente eléctrica que me eriza el vello de la nuca y me pone tensa. No dice nada. Solo me observa. Siento la necesidad de desviar la mirada y aprovecho para tomarme mi copa de un trago, haciendo más ruido del necesario al posar el vaso vacío en la barra.

El extraño vuelve a sonreírse y yo vuelvo a estremecerme. Me fijo en su pecho, en sus hombros al levantar el brazo y pedirle al camarero algo: un chupito igual que los que he tomado. Me extraña que de repente ya no le parezca tan interesante su copa de ¿whisky? y la reemplace por una bebida tan vulgar como la mía.

El camarero pone el vaso frente a él. Le da dos vueltas entre sus dedos y con un movimiento suave lo acerca a sus labios. Unos labios carnosos y provocadores en exceso. De repente se levanta y se acerca a mí. No puedo moverme, expectante. Me toma de la cadera, me acerca a él. Me acaricia la frente con la nariz y no pongo resistencia. Puedo oler su fragancia y se me acelera el corazón. Acerca su boca a mis labios y me besa de forma salvaje. Vierte el líquido, ahora ya caliente, y saboreo su lengua juguetona. 

Sí, el tercer chupito me llevó al orgasmo.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s