Otra cuarentena

Publicado por

Para que no se diga que últimamente estoy ñoña con tanto amor y relatos pasionales, aquí os dejo un relato para que no echéis en falta mi lado más… ¿gore? Espero que os guste, o no.

No puedo salir de casa. Ahora el peligro está fuera. Eso me hace gracia. Pequeños infelices que antes se sentían a salvo paseando por las calles. Ignorantes, eso es lo que son. Ahora es cuando están a salvo y, cuando los oigo lamentarse por su confinamiento, no puedo evitar sonreír.

Yo soy el que debería estar quejándose. Al fin y al cabo soy un cazador nato que se ha quedado sin presas a las que acechar. No me preocupa, soy un hombre de recursos. Nunca ataco en los alrededores de mi domicilio, pero estamos en una situación especial. ¿Estado de alarma? Curioso…

Llevo veinte días observando a mis vecinos desde la ventana de mi cocina. Hemos aplaudido y vitoreado. Nos hemos saludado con leves movimientos de cabeza y sonrisas cómplices. Creen que estoy sufriendo, lo sé. Tienen razón: sufro. Pero no por el motivo que ellos creen. Sufro porque he tenido que contener mis deseos de sangre. Nunca he pasado tanto tiempo sin llevarme el último aliento de alguien.

No importa, tengo lo necesario. He estudiado cada movimiento de la calle. Sé que la señora del quinto sale a tirar la basura temprano, que el hombre de la feliz familia de enfrente sale a hacer la compra los lunes por la tarde, que la joven y sexy pianista del tercero pasea a su chihuahua al anochecer y que suele tardar unos diez minutos.

Sí, ella será la primera víctima de esta cuarentena. Esperaré tras el contenedor, agazapado, con la adrenalina corriendo por mis venas. La frente perlada de sudor por la emoción contenida. Saltaré sobre su espalda y le taparé la boca con mi mejor mordaza, la de las ocasiones especiales. El perro no será un problema, con una patada en el hocico le haré callar. Tengo que ser rápido. Sí, lo mejor será cercenarle el cuello: rápido y muy espectacular.

Estoy deseando sentir  su sangre caliente corriendo por mi piel.

4 comentarios

  1. …Y el pobre vampiro cumplió así su ansiado sueño saliendo de la oscuridad detrás de ella. Lastima que no llevara su gafas y al lanzar la patada al perro como tenía previsto la fallarla enganchándole el pequeño can con sus afilados dientes. Y los años tampoco pasan en balde para los inmortales de la sangre, así que al ir morderla, el collar de fantasía hizo que su dentadura postiza acabará bajando las escaleras del rellano botando en cada escalón.
    https://jmvanjav.wordpress.com/2020/04/28/re-otra-cuarentena-by-sadire/

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s