El tiempo entró por la puerta y la inspiración huyó por la ventana

Publicado por

Buenos días!

¿Cómo lleváis el confinamiento, compañeros? La situación por la que estamos pasando podría dar para varias entradas. Se podría hablar de la solidaridad de las personas, de el egoísmo de otras, del miedo, del pánico, de la incertidumbre, de la profesionalidad y dedicación de nuestros médicos, transportistas, empleados de limpieza, supermercados; pero eso quizá para otro día.

Hoy quiero conocer cómo ha afectado esta reclusión y estos sentimientos a vuestra inspiración. Solemos quejarnos (yo la primera), de la falta de tiempo para dedicarnos a lo que se supone nos gusta de verdad: componer, dibujar, tocar instrumentos, o en mi caso, escribir.

Sin embargo, como digo en el título de esta entrada: cuando el tiempo ha entrado por la puerta, la inspiración ha salido corriendo por la ventana. Puede que ella también esté en estado de alarma y se vea obligada a permanecer encerrada en su casa. Quizá también se merezca un descanso, aunque yo preferiría que hubiese optado por el teletrabajo y de vez en cuando me hiciese una llamada perdida o una vídeo conferencia por Instagram.

Pero no es así. La novedad de la clausura me ha sumido en un sopor extraño. Al principio agitación y necesidad de programar muchas actividades aparcadas como la limpieza, el arreglo de armarios, jugar con los niños, disfrutar de las series y películas… Más tarde, tras días de noticias cada vez más desesperanzadoras, llegó el momento del bajonazo. Una bofetada de realidad. Los niños cada vez más aburridos, la gente cada vez más preocupada por la incertidumbre y yo, abrumada, me refugio en las redes sociales, en las llamadas a familiares y amigos, en las miradas tristes que poco a poco se van apoderando de los seres queridos.

Todavía nos queda mucho y tenemos que tener paciencia (espero que la paciencia no sea hermana de la inspiración y estén jugando al dominó en el salón de su casa). Una servidora, de momento, pensaba que iba a comerse el mundo con tanto tiempo. Creí que los personajes me bombardearían instigándome a dar forma a sus vivencias, pero no. Deben de estar aletargados, asimilando esta situación. En fin, espero que cuando empiecen a aburrirse, vuelvan a mí para que les de un poquito de vidilla y emoción a sus vidas.

¿Y vosotros qué tal lleváis la reclusión?

2 comentarios

  1. Cero inspiración por aquí, pero mucha transpiración: entregado a la teoría. Empiezo a ver lo que no hacía bien y, sobre todo, por qué.
    Aparte de eso, teletrabajando a tope, aprovechando el tiempo libre para un par de proyectos que quería hacer desde hace bastante tiempo, por supuesto tareas domésticas y cuidar de mi gente.
    Pero la inspiración… ausente. En realidad me lo esperaba, yo funciono bastante mejor bajo presión.
    Cuídate primor, un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s