No es oro todo lo que reluce

Publicado por

No podía dejar de mirar, anestesiado ante tanta belleza. Los primeros rayos de sol acariciaban las perlas reflejando miles de tonalidades.

Mis padres me habían avisado infinitas veces de que no me dejase llevar por las apariencias: “No es oro todo lo que reluce”, decían. Y aún así, allí estaba yo, absorto frente a la perfección.

Sentí unas ganas irrefrenables de ser partícipe de tan maravilloso cuadro. Tenía que tocar y sentir con mi propia piel las gotas aterciopeladas que parecían susurrarme.

Dí un paso más y me posé sobre la fina cadena, ya estaba cerca… Solo tenía que batir un poco las alas y…
Inmovilizado, así me quedé. Mis patas fueron incapaces de despegarse y lo intenté con más fuerza, provocando el desastre: el bello collar de perlas se sacudió molesto por mi presencia y se convirtió en lo que realmente era, una trampa mortal.

En la esquina más alejada escuché una risotada: una tarántula me observaba complacida.

12 comentarios

  1. No se todavía como, sería el leve movimiento de mis coloridas alas, tuve una segunda oportunidad al estrellarse contra mi un torpe abejorro. El impacto fue doloroso, pero al menos, cuando al suelo llegué, literalmente, por patas me pude alejar de ese templo dorado de mi perdición.
    Saludos 😁🖐

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s