De regreso a la realidad

Publicado por

Los días de descanso comienzan a difuminarse. El sol, el murmullo de los niños chapoteando y la dulzura de las siestas se van apagando y, a pesar de que todavía puedo oler el perfume de la crema solar en mi piel, soy consciente de que debo despertar y regresar a la realidad.

Una realidad donde las letras son solo eso.

Donde sumergirse en una lectura es casi imposible y, cuando lo consigues, los párpados acaban cerrándose cansados.

Donde la mente no tiene espacio para, si coincide en un semáforo con un tractor, fijarse en sus ruedas ni en las manchas de barro.

Donde pasar frente a una antigua casa de pueblo no significa nada, a pesar de que durante esos tres segundos, el poco mobiliario que quedaba a la vista y, sobre todo, el olor tan peculiar que emana su interior, haya entrado en tus fosas nasales golpeando todos tus sentidos.

Es hora de regresar y mirar de frente a la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s