Ovillo

Publicado por

Y te vas encogiendo hasta ocupar una esquina del sofá, aquella reservada al cojín polvoriento que nadie se atreve a tirar porque fue un regalo de la bisabuela, tejido con sus dedos temblorosos casi exentos de vida.

Y entrelazas tus brazos con tus piernas como si así fuese posible crear un dique que no permita el desborde de las emociones.

Y te vas haciendo pequeño en forma y pensamiento, invisible para el resto de la gente. Como ese cojín raído de la abuela…

Y acabas siendo un ovillo humano.

Aunque siempre, como sucede con los ovillos, queda una hebra de lana suelta por donde comenzar a tejer.

10 comentarios

  1. Lo primero que he pensado al leerlo ha sido “bonita metáfora”, y entonces entro en los comentarios y veo que alguien más ha pensado exactamente lo mismo. Aun así lo mantengo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Descripción perfecta de como nos sentimos muchas mas veces de las que debiera ser…Espero se cumpla siempre…ese cabo suelto para tejer, quizas como yo debo hacer ahora una nueva vida reinventada….. Precioso. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s