En quince minutos

Publicado por

Oigo las manecillas del reloj y cada vez me pongo más nerviosa, bueno miento, ya no hay en casa ningún reloj de manecillas, quedaron desterrados con los teléfonos y los relojes digitales.

Da lo mismo, miro la esquina inferior derecha de la pantalla del ordenador y veo como va cambiando de cifra el minutero, diría que casi percibo el tic tac en mi mente.

Quince minutos.

Un cuarto de hora.

Un plazo de tiempo insignificante que puede cambiar mi vida. No seré capaz, es muy poco tiempo. Es imposible forjar los cimientos de algo tan grande en solo quince minutos. ¿Cuántos segundos son? Acerco la calculadora y tecleo, los números nunca fueron mi fuerte: quince por sesenta, tecleo. Novecientos segundos. Un suspiro.

El minutero vuelve a cambiar: acabo de perder tres minutos más. Tic tac, tic tac.

En quince minutos…

No puedo crear una coartada en quince minutos, bueno, en diez.

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s