Fortnite o ¡coño, qué vieja me estoy haciendo!

Publicado por

Uno de los indicadores de que te estás haciendo vieja o viejoven (como se estila ahora para hacer más digerible la cruel verdad) son las series de televisión o los videojuegos. Si echas de menos Oliver y Benji y sus campos de fútbol infinitos o al pobre Marco y su mono Amelio, es una buena prueba de que, hijo mío, ya estás viejete.

Lo mismo sucede con los videojuegos. Soy de la generación de las consolas de 100 en 1, sí de esas que llevaban un único cartucho con cien juegos, la mayoría de arcade donde podías pasar horas y horas dándole a una pelotita e intentando que no tocase el fondo de tu lado; y del tetris y su musiquita, todavía recuerdo lo nerviosa que me ponía conforme se iba acelerando y avisándome de que el game over estaba a punto de llegarme.

Y no, no es nostalgia hacia lo pasado, es una realidad: los videojuegos de ahora me hacen muy, muy vieja. ¿Qué me decís del Fornite? Parece que es el juego del momento, o al menos todo el mundo habla de él, se hacen tutoriales, incluso se gastan pagas semanales en conseguir pavos que después se gastan en un baile nuevo o unas alas en el cogote del personaje.

Hasta ahí lo entiendo, que oye, yo vengo del super Mario Bross, del viejo, ese que era tirar pa´lante e ir reventando ladrillos con la cabeza. Pues bien, hasta ahí llega mi comprensión porque no consigo pillar la esencia de Fortnite y mira que lo intento (casi obligada puesto que mi hijo es un viciado y no me queda otra, es lo que tiene no consentir que tenga la tele en su cuarto -todavía-).

Ahí que me planto tras la sombra de mi muchachito (ese al que se le queda una raya transversal en el pelo provocada por el peso de unos cascos más grandes que su cabeza) e intento “entender”.

Un tipo que se lanza desde un globo y que cae en un poblado. Y busca que te busca pistolas y pociones o mapas. ¡Ah, sí! Y durante su paseo -un paseo mareante que si sube, que si atraviesa paredes, que si construye una rampa-, pues va destrozando árboles y rocas para aprovisionarse de dichas materias primas.

Por supuesto también hay tiros, eso sí, no sé muy bien quienes son los malos porque igual se te acerca un tio raro y en vez de dispararte se te pone a hacer un baile tonto, entonces entiendo que es amigo ¿no?

Todo esto sucede bajo la amenaza del ojo de la tormenta, un ojo que parece se va empequeñeciendo, pero ¡leñe! Ni llueve ni graniza ni na’. Pues vaya mierda de tormenta… Y entonces otra vez, un tío que salta desde un globo…Y vuelta a empezar.

Lo dicho, que estoy viejuna, ya ni los mandos son iguales. ¡¿Qué mierda de comandos creados por la Nasa son estos?! Con lo fácil que era la crucecita y su A y su B…

7 comments

  1. 😂😂😂 yo he jugado. Tengo que decir que es el mejor juego online y gratuito de todos los tiempos; de ahí su atractivo para los jóvenes, que sienpre están pelaos de pasta. Pero a mí, me van las historias de fondo, los grandes paisajes, gráficos increibles y los juegos caros (por lo visto). Pero es lo buenl de ser adulta y poder pagarlos jajajaja pobretes mis alumnos, que quieren que juegue a Fortnite y yo les digo que eso de ponerme con un pico a buscar materiales para después construir… Es muy cansao!! Jajjaa
    Besos, guapa 😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s