Dícese de “choni poligonera”

Publicado por

Visto el debate suscitado (cuatro o cinco comentarios, que tampoco vamos a ser tremendistas) sobre el uso que hago del estereotipo “choni poligonera”, he decidido explicar a qué me refiero cada vez que saco a pasear este adjetivo. La compañera Paula de Grei tiene mucha culpa de esta entrada ya que debido a la distancia que nos separa (un gran charco de agua) esta expresión resulta confusa.

Podría decirse que la “choni poligonera” tiene connotaciones negativas ya que normalmente se utiliza para describir a muchachas, jovencitas la mayoría, que no tienen un gran nivel educativo y cuya mayor preocupación es tener una imagen divina de la muerte: manicura perfecta y llamativa, pelo largo que acaba recogido en un gran moño, rayas de los ojos (eyeliner) infinito, taconazos, ropa hiper ajustada, maquillaje a toneladas….

La ocupación de estas señoritas podría resumirse en salir los viernes por la noche de fiesta y no volver hasta el domingo por la mañana. Podemos encontrarlas en los párkings de las discotecas de moda (normalmente ubicadas en los polígonos o periferias) bailando con un cubata sin hielo en la mano poseídas por las notas de “chumba-chumba” que salen de los altavoces de algún coche maqueado con el capot abierto (utilizado como barra) y rodeadas de algún Richard o Jonny ataviado con camiseta de tirantes fosforita que marca sus pectorales.

Esta sería la definición conocida por todos, pero… Para mí es mucho más.

Para empezar tengo que confesar que tengo un lado “choni poligonera” oculto, que de vez en cuando me posee y bienvenido sea porque me hace ver las cosas desde otra perspectiva. Para mí significa poder decir las burradas que me plazcan, olvidar mi otro lado “correcto”, pasarme por el forro el qué diran, dejar de ser la princesita dulce y delicada y ¿por qué no?, también enfundarme un apretadísimo pantalón sin avergonzarme o pintarme unos labios de rojo zorrón, pasión. Por lo tanto, no, no lo utilizo de forma despectiva, al contrario, lo hago con cariño.

Y ahora una reflexión:

  • Toda mujer es un mundo lleno de sorpresas, de sentimientos, una fuente inconmensurable de vertientes, que nunca será descubierta por completo. En unas será más fuerte o marcado uno de sus lados, pero ojito, todas tenemos un porcentaje de chonis, princesas, heroínas, brujas, hadas, cazadoras y presas.

Así que a todas y cada una de vosotras: ¡sed felices tal y como sois!

 

16 comments

  1. Yo creo que toda expresión tiene el significado que queramos darle…
    En el caso de esta expresión en particular es cierto que tiene esa negatividad, sin embargo yo conozco a muchas chicas que se enorgullecen de esos rasgos característicos de ser “choni”…
    Y no puedo estar más de acuerdo con tu reflexión final: no hay cosa más inportante que ser como una es! Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. jajajaa Muy buena entrada, muy ilustrativa y qué razón tienes que las mujeres somos una mezcla de todo, lo único es que cada una tiene un tanto por ciento diferente de cada una. Como apuntas, lo más importante es estar orgullosa de lo que una es!! 🙂
    Un besazo, Sadire!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Pues no: por mucho que os esforcéis, las asiduas de por aquí no tenéis ni una gota de chonis ni aunque os lo propongáis con un moño donut coronando la cima, así que el polígrafo dice… que mientes.
    A nosotros no nos mires, lo dice la RAE…

    (Aunque a la señora RAE a veces también hay que darle de comer aparte…)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s