Exterminio

Publicado por

Al principio fueron tiempos tranquilos, de paz. Después del éxodo nos instalamos en tierras extrañas con la intención de convertirlas en nuestro hogar.

Los pequeños que nacieron allí crecieron sanos y fuertes, ajenos a la guerra pasada. Saltaban de liana en liana entre sonrisas y gritos de júbilo, pero todo cambió cuando comenzamos a recolectar alimento. Nos descubrieron.

De vez en cuando nos atacaban desde lo alto con unas masas alargadas que intentaban aplastarnos con fuertes movimientos. Muchos perecieron y los supervivientes nos obligamos a desplazarnos a otras zonas. Ya no había forma de esconderse y aquellos seres no descansarían hasta estar seguros de nuestro exterminio.

Intentamos resistir, pero no estábamos preparados para los gases que nos dispararon. Los pocos adultos de la colonia sabíamos lo que eso significaba: no había escapatoria. Corrí todo lo que pude y conseguí saltar al vacio sin importarme la longitud del precipicio, sólo pensaba en salvar mi vida.

Desde mi posición pude ver cómo se deshacían de los cuerpos innertes de mis congéneres: unas púas gigantes los arrastraban. Limpié las lágrimas de mis ojos y escuché un sonido atronador que decía:

—¡Malditos piojos!

12 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s