El pozo

Publicado por

Le gustaba sentarse sobre las piedras desgastadas y frías del borde del pozo, sobre todo después de un día de lluvia, cuando todavía persistía el olor a musgo y tierra húmeda en el ambiente. Las piernas le colgaban laxas en el interior de la profunda oquedad, mientras que las palmas de sus manos permanecían apoyadas en el vértice de las rocas haciendo de contrapeso y evitando que cayese en el interior de la excavación.

De vez en cuando arrojaba alguna piedrecita o una rama por el simple gusto de escuchar cómo sonaba al adentrarse en el agua. Aquel lugar le había acompañado en cada una de sus encrucijadas vitales. Sentía que la contemplación de sus numinosas aguas  podía darle las respuestas que necesitaba: al menos así había sido hasta ahora.

Llevaba más de dos horas en la misma posición y comenzaba a notar las extremidades entumecidas sin conseguir que el pozo le hablase. Se negaba a pensar que ahora, cuando más necesitaba su inspiración y sus consejos, se opusiese a darle una respuesta.

El cielo pareció resquebrajarse con un ruido ensordecedor y al levantar la vista vio como un rayo caía a lo lejos, sobre las casas del pueblo. Pequeñas gotas comenzaron a salpicar sus brazos y su frente resbalando por la piel y produciendo un continuo tic, tic, tic al fundirse con el agua del interior de la cavidad, pero el pozo seguía sin hablar.

No podía esperar más, tenía que tomar una decisión. Miró de nuevo hacia el cielo, encapotado ya por completo, y comenzó a soltar uno a uno sus finos dedos del borde de la piedra. Cerró los ojos y se dejó caer mientras pensaba en su legado, en si su decisión sería considerada un acto de cobardía o por el contrario, el de una valiente que supo cuando era el momento de quitarse de en medio.

 

Imagen Flickr – Álvaro Pérez Vilariño

4 comments

  1. Genial. Simplemente genial. Tétrico y con un punto sombrío, pero lleno de hermosura bucólica. Suaves descripciones que enlazan con los sentimientos adivinados del/la personaje y que concluyen con un acto que rompe con la quietud del “cuadro” narrado.
    Eso sí… ahora, quizá se convierta en la de “The ring” 😀
    Una cosa, que tengo dudas. Dices “numinosas” aguas… y numinoso hace referencia a “numen”, es decir, a poderes divinos, sobrenaturales y tal. El tono de la narración quizá quiera decir eso, pero ¿a lo mejor la idea era el calificativo “ominoso”?

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Lord! Ante todo gracias por tu valoración 😊😊😊😊 Pues no me queda aún por aprender (fíjate los tres puntos😂lo que me cuesta colocarlos). Aún así, ya sabes que una valoración positiva siempre anima a continuar, gracias.
      Ahora vamos con el “palabro”: Sí, es numinosas puesto que para la chica esas aguas siempre han actuado como algo sobrenatural o divino (según ella le daban las respuestas que buscaba). Sin embargo “ominoso” es algo detestable, horrible o fortuito (cosa que aprendí buscando en el diccionario porque tú la utilizas bastante😉). No, para ella no son horribles sino divinas.
      Besacos!!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s