Condenado V

Publicado por

Por si te lo perdiste: IIIIIIIV

Un hombre canoso les recibió en la entrada del edificio. Estaba sentado en un taburete de madera y apoyaba sus codos en una pequeña mesa que hacía las funciones de escritorio. A su lado, dos jóvenes uniformados ponían cara de fastidio deseosos de abandonar sus funciones. Aunque, estaban bajo la sombra que les ofrecían las paredes de la cárcel, el calor era sofocante. No estaban acostumbrados a aquella humedad que les dejaba sin fuerzas y que les obligaba a sudar desde que salía el sol. El uniforme en esas tierras se convertía en una pesada carga.

El capitán del barco y dos de sus grumetes ordenaron a los reos que se colocasen en dos filas: hombres en una y mujeres y niños en otra. La fila de los hombres la conformaban unas quince almas en pena y la otra quedó en tan solo tres niños y dos mujeres. Uno a uno fueron arrastrando sus pies hacia la mesa del hombre canoso, al que el capitán saludó con el nombre de Brett.

—Aquí te traigo la última remesa, espero que te duren más que los otros— dijo el capitán con una carcajada.

Brett se secó el sudor de la frente con la manga y cogió el listado que le ofrecía el capitán.

—Joder, ¿cómo me van a durar? Aquí hace un calor de mil demonios. Ayer se murieron tres tipos por deshidratación. Tendrías que ver sus caras, parece que se les salgan los ojos de las cuencas. Va, comencemos con esto. Estoy deseando meterme dentro y beber algo.

Aún no había terminado la frase cuando una de las mujeres se desplomó. Kyle intentó agarrarla antes de que cayese, pero sus brazos no fueron capaces de sostenerla y la mujer acabó golpeándose la cabeza contra el duro suelo. Brett, tras observar la escena, se dirigió al soldado que tenía a su derecha:

—Llévatela y prepárala en la carretilla. Si no se despierta después de darle un poco de agua nos servirá para demostrarles a los nuevos que no tienen escapatoria ni por tierra ni por mar.

El soldado hizo una mueca de hastío, pero cumplió sus órdenes. Los reos empezaron a desfilar. Los hombres fueron destinados a los calabozos del edificio, mientras que los niños y las mujeres fueron enviados a unas cabañas que había unos doscientos metros a la derecha. No había muros ni vallas en ese sector, quizá porque confiaban más en la docilidad de los críos y las féminas.

El pabellón de niños consistía en una sola estancia con sacos rellenos de hojas y paja que les servían de cama. Kyle contó siete sacos, pero no vio a los dueños. El oficial que los había acompañado hasta allí les indicó que los tres del fondo estaban libres y que podían descansar hasta que llegasen el resto de compañeros. Cuando estuviesen todos se les repartiría agua y comida, luego, se les asignarían los trabajos pertinentes.

Las paredes del barracón estaban construidos con troncos de diferentes grosores atados con cuerdas. Kyle se tumbó en uno de los sacos y agradeció la superficie mullida. Las piernas le palpitaban debido al agotamiento. Tenía la boca pastosa y la garganta le quemaba, podía notar la aspereza de la tierra al tragar. Decidió no pensar más en la sed que le consumía y puso la vista fija en los rayos que se colaban a través del techo hecho con ramas y hojas. Se durmió sin darse cuenta.

Una voz estridente le despertó. Los chicos habían vuelto y se desplomaban en sus respetivos sacos. Kyle siguió con los ojos entrecerrados intentando pasar desapercibido.

—¡Despierta, muchacho! — gritó uno de los chicos.

Kyle obedeció y se puso de pie de inmediato quedando frente a un joven de unos catorce años que mediría casi dos metros. Su piel era morena, casi negra debido a la continua exposición al sol, contrastando con una lacia melena pelirroja. El gigante se le quedó mirando, estudiando sus gestos. Kyle, temeroso, no pudo sostenerle la mirada y acabó bajando la vista.

—No tengas miedo, muchacho. A mí no tienes que temerme, los cabrones son los de los uniformes. Mírame, soy como tú, un desgraciado, pero más alto — bromeó tomando a Kyle por la barbilla y obligándole a mirarlo. —. Me llamo Scott. Cada vez os traen más pequeños, ¿cuántos años tienes?

—Siete —respondió Kyle.

—¡Qué hijos de puta! — exclamó Scott sin miedo a que lo oyesen los guardias y echándose las manos a la cabeza. Hablaba como un hombre y se movía como tal, lo único que le quedaba de inocencia infantil eran sus ojos y su boca. —¿Qué cosa tan grave puede haber cometido un crío de siete años?

Fue entonces cuando Kyle observó al resto de compañeros. Todos eran mayores que él, pero menores que Scott, al que estaba claro que habían coronado como líder. Todos compartían unos ojos tristes y unas pieles curtidas, algunos incluso tenían ampollas enrojecidas en los hombros y las mejillas. Las costillas parecían querer salir de sus cuerpos y los huesos de las rodillas y la clavícula estaban marcados a la perfección. Kyle se estremeció, pronto sería su propia piel la que acabaría desprendiéndose a jirones.

 

CONDENADO

10 comments

  1. Seguimos con escenas crudas y salvajes, que remiten incluso a las filas de clasificación de los campos nazis. Frente a eso, el párrafo de la “cama” parece prestar algo de sosiego tanto al pobre Kyle como al lector. La presentación de Scott, inmediatamente después, también anuncia que las cosas pueden mejorar para nuestro protagonista, además de ser un bálsamo tras tanto sufrimiento.
    En “A su lado, dos jóvenes uniformados, hacían cara de fastidio deseosos de abandonar sus funciones”, creo que la segunda coma sobra al ser sujeto seguido de predicado, pero lo de “hacían cara” quizá sea algún localismo valenciano, porque me suena un poco… raro. “Poner cara”, es el verbo que usaría yo 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Jaajjjaa, Lord, estás haciéndome ver lo “xurra” que soy… ¿De verdad “hacer cara” suena raro? Toda la vida hablando castellano y al final va a resultar que esta gente “me está pegando” sus cosas. Aquí se dice “fa cara de”😊. Ahora lo modifico.
      PS: ¿Sigue entreteniendo la historia o ha decaído?
      Besacos!

      Le gusta a 1 persona

      1. El problema de los localismos es que pueden causar extrañeza en otras regiones que también hablan castellano, por lo que se debe intentar lograr el castellano más “neutral” que se pueda 😉
        Imagínate si yo empiezo: “Íbamos alcorzando por el pasaje cuando la señora agitó la fregona, chipiándonos. Le gritamos un insulto, pero nos empezó a encorrer con el mocho…” 😀 😀 😀 😀

        Le gusta a 1 persona

      2. Pozezo 😀 😀 😀 😀
        Traducción baturro-castellano:
        -Alcorzar: atajar
        -Chipiar: mojar
        -Encorrer: perseguir
        Y bonus, ya que hablamos en otro post de parques acuáticos: esbarizaculos (tobogán) 😀

        Le gusta a 1 persona

  2. Hola, querida Sadire, te leo en esta madrugada de calor sofocante en este primer día de una nueva ola de calor . ¿Qué por qué te meto todo este rollo? Pues porque los primeros párrafos donde se da esa sensación de ambiente sofocante unidos con este calorcito húmedo me han puesto completamente en situación 🙂
    Me gusta mucho como los sitúas todo, de momento, dejando de lado el interés creciente que va cogiendo tu historia , a mi lo que me está enganchando es la ambientación, haces que lo vea todo en mi mente, que me ponga a imaginar todo, las cabañas, como están hechas con los troncos, los techos de ramas, los sacos con hojas… es todo muy gráfico y me encantan todos esos detalles para meterme en la historia.
    El niño ( Kyle) está pasando de despertar ternura y compasión a admiración por la valentía que muestra.
    Scott me ha caído bien desde el primer momento, es un rayo de esperanza para nuestro Kyle (que es tuyo pero como soy una atrevida ya lo siento mío jajajaja)
    Voy a leer el siguiente.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola María del Mar, como siempre un gustazo verte/leerte por aquí. Dicho esto, gracias por tus palabras. No sabes la alegría que supone conseguir que imagines el escenario y más cuando no he estado nunca😊. Es la razón de ser de los que escribimos ¿no?: Conseguir transportar al lector al momento de la historia.
      Gracias!!!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s