Condenado (I)

Publicado por

Margaret acudió con miedo a abrir la puerta cochambrosa que estaba siendo aporreada con furia. Sabía que el causante de tal ruido era su marido Thomas que regresaba eufórico de alguna de las cientos de gin house del barrio. Desde que la demanda de carpinteros bajó, su marido tenía demasiadas horas libres para pensar en cómo iban a ser capaces de sobrevivir, pero él prefería vaciar su mente de preocupaciones y llenar su estómago de genever, la bebida que se había puesto de moda los últimos años después de la prohibición de los productos franceses.

Las tabernas donde ofrecían ginebra destilada en mugrientos almacenes proliferaban día a día, dando cobijo a todos aquellos miserables que vivían en la pobreza. Thomas era capaz de pasar más de medio día sentado frente al barril de ginebra, intentando conseguir aquella bebida a cambio de futuros trabajos o apaños: estaba condenando a su mujer y su hijo a cambio de sangre alcoholizada.

Margaret, conocedora de lo que le esperaba, ordenó a su hijo Kyle que se escondiese bajo la única mesa que había en la estancia. Tan solo tenía siete años y, ya que no podía protegerle de la pobreza que le iba a acompañar durante toda su vida, intentaba evitar que recibiese la furia del hombre que lo engendró.

Abrió la puerta y se pegó todo lo que pudo a la pared como si así fuese a pasar desapercibida a los ojos de su marido. El hombre entró como una ráfaga murmurando palabras ininteligibles. No parecía furioso como la mayoría de noches, estaba nervioso. Nervioso y contento. Margaret lo miraba desde una distancia prudencial.

Se sentó sobre los trapos amarillentos y raídos que cubrían el catre y sacó algo de su bolsillo. Lo acarició suavemente.

—¡Margaret, ven mira!—ordenó—. Esto nos sacará de más de un apuro.

La mujer, temerosa todavía, se acercó y pudo ver lo que guardaba su marido en la palma de su mano: una sortija con un brillante enorme. Palideció y se apartó como si acabase de ver a un fantasma. Kyle contemplaba la escena desde su escondite sin entender nada.

—¡Por dios, Thomas! ¿Lo has robado?, ¿sabes lo que te harán si te encuentran con esto? Te ahorcarán, y a nosotros también por cubrirte.—gritó la mujer poseída por el miedo.

El hombre cambió el gesto y sin mediar palabra le dio un puñetazo en el pecho a su mujer que cayó al suelo. Fuera de sí, el ebrio agresor comenzó a gritar que eran unos desagradecidos y unos estúpidos, además de maldecir a su enclenque hijo al que tenía que alimentar. Devolvió la sortija a su bolsillo y propinó un puntapié a su mujer que continuaba tirada en el suelo en posición fetal.

Kyle no pudo soportar más la humillación y el sufrimiento de su madre y sin hacer ruido cogió el cuchillo más afilado de la cocina, el que utilizaban para rebanar el cuello de las gallinas, oxidado ya por su falta de uso. Con sigilo se situó detrás de su padre y con toda la fuerza que pudo clavó el arma en su espalda.

Un alarido llenó la estancia. El hombre se giró y empujó al niño que cayó sobre el catre, después se desplomó. Margaret y Kyle observaron agonizar al hombre durante más de veinte minutos, lo que tardó en desangrarse. Sus ojos quedaron congelados y fijos en su aquel chaval. Por primera vez lo vio.

CONDENADO

 

 

 

 

 

 

21 comments

  1. Ufff, tremendo.
    Me ha impactado la frase desalentadora de ” intentaba protegerle de la pobreza que duraría toda su vida” … (no la copio textualmente, sino que quiero que prevalezca el impacto de la frase) , me gusta porque da el punto de inflexión al relato para comprender la desesperación de una madre.
    Me impacta también la decisión del hijo, la rebeldía, el acto desesperado (aquí me he quedado con la frase del cuchillo oxidado porque hace tiempo que no matan a una gallina evidenciando otra vez la pobreza).
    Buen relato ¡¡¡

    Le gusta a 2 personas

    1. Quería que quedase claro su condición sin dar muchas explicaciones, según dices, creo que lo he conseguido.
      Gracias por comentar.
      PS: Avanzo que madre e hijo el próximo lunes tendrán que pasar por otras penurias😉
      Besacos!!!!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Vaya, primera entrega de algo que promete. En pocas líneas, has planteado la escena de forma muy precisa (localización, personajes, elemento misterioso que es la sortija), y te las has apañado también para introducir una escena impactante que crea emoción, sorpresa y deja con ganas de más, al romper con las expectativas de lectura (matar al padre a la primera de cambio no me lo esperaba…)
    Hay ganas de más, sí 😉
    Un apunte. Justo en el primer párrafo. La primera frase (mira que soy…)
    “Margaret acudió temblorosa a abrir la puerta cochambrosa que estaba siendo aporreada con furia. Sabía que el causante de tal ruido era su marido Thomas que regresada eufórico de alguna de las cientos de gin house del barrio”
    Fíjate en la cacofonía que producen “temblorosa-cochambrosa”, quizá un “acudió temblando” o “entre temblores”… También hay una errata: “regresada” 🙂

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias Lord!
      Quería que se intuye el lugar y la época donde suceden los hechos sin quitar protagonismo a la escena de acción y a las lamentables condiciones de los protagonistas.
      Oye, mira que leo y releo y siempre hay erratas que se pasan por alto.
      Cacofonía solucionada, gracias!
      Y… Besacos!

      Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, las erratas son inevitables. Cuando se asume eso, se lleva mejor 🙂 La cuestión es que otros ojos lo miren, porque esos “errores invisibles” se detectan de ese modo.
        Y sí, por cierto, que no te había dicho nada con respecto al contexto histórico: con unas pequeñas pinceladas, se sabe perfectamente cuál es (la Roma imperial, ¿no? 😀 😀 😀 :D)

        Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: Condenado VII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s