Sobrevivir a junio con niños: “pa’ vernos matao”

Publicado por

Junio: suben las temperaturas y comenzamos a agobiarnos (a mi, hasta que me acostumbro, el calor me mata), ya no hay cole por la tarde, el día alarga hasta casi las diez de la noche y junto al día también las pilas de los críos, las vacaciones se aproximan y cada jornada laboral es un peldaño cuesta arriba… Menudo panorama ¿no?

Todos los años me pasa lo mismo: la primera quincena de junio me la paso murmurando con el soniquete de “qué ganas tengo de que acabe el mes y tanta tontería”. Luego, como todo en esta vida, se me olvida, hasta que llega el día uno del siguiente año. La gran mayoría no entenderá ni papa de lo que estoy contando, pero los que tengan hijos creo que se hacen una idea…

El año escolar finaliza y esto significa festivales de fin de curso, lo que a su vez significa meter con calzador una hora o dos de ensayo para el playback en la apretada agenda que llevan los niños (seguro que más colapsada que la de un ministro). Bueno, pues haces malabares y los llevas al ensayo. Pero la cosa no acaba aquí. Siempre hay madres que se ciñen a la frase “cuanto más azúcar más dulce” y aportan la genial idea de hacerles un vestuario acorde a la canción elegida que, por supuesto, tendrá que hacerse de forma manual. Estas madres suelen ser las que cortan el bacalao, yo las llamo madres cupcake.

Una, que no tiene ni pajolera idea de corte y confección, se las ve y se las desea para conseguir un resultado medianamente decente que no deje en evidencia a sus pobres retoños que no tienen culpa de tener una madre desastre: un nudo por aquí, unos pespuntes por allá, una grapa como último remedio…

Bien, ya tenemos el festival del cole solucionado. Ahora pasemos a las extraescolares. En estas también hay fin de curso y si no lo hay y hablamos de deportes casi que es peor: maratón de torneos, campeonatos y trofeos de fin de temporada. Pensaréis que no es tan malo, os equivocáis. Esto implica la creación de tropecientos grupos nuevos de whatsapp tales como:

Regalo de mister

Campeonato de Benidorm

-Campeonato de Benidorm: vestuario a la mejor afición

Vamos que nos vamos, trofeo autonómico.

Desembolso de dinero y más faena: diseño de camisetas, búsqueda de pompones baratos, aporte de ideas para regalos de entrenadores (mi cabeza no da para más, creo que empiezo a tirar humo)…

Dos o tres semanas de intensidad nivel dios. Ah, y no olvidemos realizar el cuadrante de actividades para julio y rellenar las diferentes inscripciones para campus, que si no coges vacaciones hasta agosto a ver qué haces con los pingajos hasta entonces. Y no, esto no es gratis señores, que la paguita de verano te la pules.

En fin, que ya estamos a dos, solo quedan veinte días.., casi “na'”.

Imagen Flickr-Claudio Lobos

19 comments

  1. Soy sincero y hasta un pelín borde, se podría decir: no voy a las celebraciones escolares de mi sobrina, que me interesan más o menos cero.
    No puedo comentar tampoco qué me parece el asunto de la preparación veraniega, que no lo vivo en mis carnes, pero, como siempre, utilizas unas frases y unos recursos “de cabreada hasta el hartazgo” que, con su toque de sarcasmo, me hacen sonreír 😀

    Le gusta a 1 persona

  2. Ayyyy que recuerdos más …. penosos. Te comprendo porque lo he vivido y compartido. Un auténtico encaje de bolillos. Por suerte para mí esa etapa ya pasó, pero no te fíes, porque cuando se cierra una etapa, se abre otra y ni te cuento cuando a tu hijo/hija le da por hacer deporte en serio, hoy aquí, mañana campeonato allí y claro como se le da bien, ya va al campeonato nacional en “nosedonde”…. Pero no me quejo. Soy muy feliz porque ellos lo han sido y lo son. Tal vez con los años se han vuelto un poco más tocapelotas conmigo y yo más tiquismiquis con ellos, pero a mi me va la marcha. Ánimo y suerte en este delicioso mes de junio. Un abrazo y besacos ¡¡

    Le gusta a 1 persona

  3. Uyyyyyy como me suena a mi todo esto, tranquila, querida, que todo pasa jajajajaja
    No es por desanimar pero luego llegan a la adolescencia y entonces te acuerdas de lo feliz que eras comprando los pompones y dibujando las camisetas porque entonces empieza otro calvario, los críos empiezan a salir y te piden ratos a solas con sus amigos, bueno, bueno, no te quiero contar hija porque no se deja jamás de sufrir jajajajaja
    Nunca fui una madre cupcake, pero las odio, son ese tipo de madres que se dedican en cuerpo y alma a sus hijos, que oye, me parece muy bien si esa es tu elección de vida y si yo fuera millonaria me encantaría… pero vamos, es que son muy jodidas y nos critican a las demás porque no tenemos el mismo tiempo… esto es lo que me molesta a mí .
    Divertida como siempre, genial, cotidiana y cercana 🙂

    Me gusta

    1. Ayyy hija mía (como diría mi madre) entiendo perfectamente lo que dices. Tengo claro que todo son etapas y que esta es una de las más bonitas y que más añoraré, pero telita como cansa…
      Has pillado perfectamente el concepto de madre cupcake, que oye, yo no las critico, se que son un especimen indispensable para la sociedad…😂😂😂

      Le gusta a 1 persona

  4. Buuuuf! Qué me vas a contar!! Aguantar, con el calor que proporciona la costa mediterránea, a 33 adolescentes hormonados!!!! 😨😨 No se puedeeee y encima exámenes finales!!
    Te entiendo perfectamente 😊
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Jaaajjjj el calorcito es perfecto para abonar un caldo de cultivo rebelde y “desficioso” (que para quien no sepa el significado es estar tan aburrido o nervioso que no sabes ni qué hacer)… Aguanta Lidia que ya no queda nada😅

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s