Las caras de mi madre

Publicado por

Míriam miró a su madre como si aquella mujer que acababa de encenderse un porro en sus narices no fuese la misma que la parió hace más de treinta años.

—Pues sí hija —continuó relatando mientras sus labios aplastaban  el papel de fumar —, ¿no quieres una calada?

Con un manotazo al aire rehusó la invitación. ¿Desde cuando a su madre le iba la hierba? Tendría que prestar más atención a las macetas del balcón cuando fuese de visita a su casa: ¿habría cambiado los geranios por bonitas plantas de marihuana?

Su madre seguía hablando sobre los planes que tenía para el fin de semana, pero su mente hacía tiempo que no la escuchaba. No podía dejar de mirar sus labios carnosos, demasiado carnosos ¿desde cuando su madre tenía unos labios que parecían ser consecuencia de una picadura de alguna abeja mutante?

—Mama, ¿te has operado los morros?

—No digas tonterías. Será el nuevo pintalabios que estoy usando, efecto relleno, una pasada ¿verdad?

Sí, sí, efecto relleno ¡y un huevo!, su madre se había inyectado algo en esos morros a lo Esther Cañadas.

—¿Pero me estás escuchando, niña? —le preguntó sacándola de la hipnosis en la que estaba sumergida a causa de sus labios —. Pues eso, que ayer conocí a un tipo con el que estaba chateando hace días por Facebook — ¿Desde cuando su madre tenía Facebook? y ¿por qué a ella aún no le había enviado una solicitud de amistad? Dejaría aquellas preguntas para más tarde —. El caso es que el chico, bueno señor, se estaba enrollando mucho, demasiado palique, como si tuviese que convencerme de algo. Y yo le dije que solo quería compañía, vamos hija ya me entiendes, que sólo quería follar.

Eso era demasiado para sus oídos, deseó arrancarse las orejas en ese mismo momento. Intentó borrar la imagen de su madre despatarrada en plan Instinto Básico en alguna taberna de mala muerte.

—Mama, por dios, ¿sin conocerlo de nada?, pondríais medios de protección, ¿no? — Pero ¿qué narices estaba preguntando? Demasiado tarde, su madre respondió con naturalidad a la pregunta.

—Tranquila hija, no vas a tener ningún hermanito —respondió con burla.

En ese mismo momento la puerta de la calle se abrió dejando entrar las voces y risas de los pequeños. Regresaban del cole. En cuanto vieron que la abuela estaba en casa se colmaron de júbilo. Míriam contemplaba la escena: su madre los llenaba de besos, les hacía la puñeta, se interesaba por su día, era la abuela perfecta. Entonces sonrió, su madre había sido una madre impecable, era una abuela magnífica y también era una mujer insuperable.

—De mayor quiero ser como tú -sentenció dándole un abrazo.

 

 

 

15 comments

  1. Risas. La elección de la narradora a medio camino entre la omnisciencia y la primera persona me ha gustado mucho, sobre todo porque se desliza poco a poco hacia los pensamientos de Miriam. Eso quizá algunos puristas lo critiquen, pero me parece una forma de “descender” hacia la mente de ella muy interesante y que permite empatizar al tiempo que se describe la escena con ciertos detalles que dan color (ya sabes que a mí me gusta trufar los diálogos de acciones de los personajes…)
    Comentarios en plan estilístico, que te gustan aunque sea un cansino 🙂
    En “(…) casa, ¿habría cambiado”, esa coma la cambiaría por un punto, puntos suspensivos o dos puntos, pues marca una frase diferente en el curso del pensamiento.
    Y en “(…) para más tarde. —El caso” hay que colocar el punto después de la raya de diálogo, fuera de la anotación de la narradora. Como le recomendé a Lydia, echa un vistazo a http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=kyRrDVgsOD6Xup8Dpt Al principio, puede ser complicado, pero con la práctica se hace bien 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Lord! Vamos por partes:
      -Lo del tipo de narrador, toda la razón del mundo. Se entremezcla. Cuando le eché el último vistazo estuve a punto de modificarlo todo para que fuese siempre el mismo, pero no me causaba el mismo impacto. Ya sé que no será del gusto de muchos…jaja
      – La primera recomendación, la de cambiar la coma, pues tienes razón. ¿Sabes qué me ocurre? Que desde que me aconsejaste en este aspecto en Deudas del pasado, me da la sensación de que me paso con los dos puntos. Aún así creo que aquí van bien.
      – Puntuación en los diálogos. Intento fijarme mogollón, lo juro solemnemente 😊, aún así se me pasan cositas, sorry y thaks
      Muchisisímas gracias por tus comentarios: siempre son enriquecedores.

      Le gusta a 1 persona

      1. La verdad es que el narrador elegido, así, como maleable, me gustó mucho. Yo, personalmente, no soy de los que mantienen la visión narrativa exactamente igual en toda la novela, así que… Creo que le da más soltura, más agilidad, a la lectura 🙂

        Le gusta a 1 persona

  2. Me partoooooooooooo………..
    Esa madre diciendo “ya me entiendes, hija, que yo solo quiero follar” … jajajajaja
    No me arrepiento de haberme pasado hoy por tu blog, no es que me arrepienta normalmente jaja, digo que ha sido bueno elegir hoy el tuyo para leer porque me estoy riendo un montón.
    (El de los críos también es genial)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s