Ahora sí: Hoy es mi día

Publicado por

06:30 Suena el despertador. De mala gana abro los ojos y mientras me quito las legañas enciendo la cafetera. Voy al baño, me aseo. Vuelvo a la cocina y preparo los desayunos. Mientras se descongela el pan para los almuerzos friego los cacharros de la cena. Voy dando sorbos al café ya casi frio. Me visto.

07:15 Despierto a los niños. Les doy un beso de despedida y les dejo la ropa preparada. Echo un vistazo al teléfono antes de salir: primer gift sobre el día de la mujer. Muy bonito. Me voy a trabajar todavía con la taza de café en la mano.

08:00 Empiezo la jornada laboral junto a mis compañeras y compañeros (esos que cobran un poco más a pesar de realizar las mismas tareas). Un nuevo whatsapp para celebrar el día de la mujer. Este es gracioso.

08:00-15:oo La jornada está siendo infernal. Acumulación de tareas, esfuerzo físico y responsabilidades. Pero oye no te quejes que al menos tienes jornada intesiva. Mientras me quito el uniforme con desgana mi teléfono pita de nuevo: whatsapp reivindicativo por el día de la mujer. Estoy que no puedo más, los ocho días sin parar de trabajar me están empezando a pasar factura.

15:30 La mesa donde han comido los churumbeles sigue sin recoger. Siempre se dejan algo. Recojo mientras el arroz blanco ese que se vende en tarritos, se recalienta en el microondas. Friego los cacharros de la comida mientras recuerdo a los niños que tienen que hacer los deberes antes de ir a las extraescolares. Se me olvidó que tenían examen: les ayudo con los resúmenes.

16:30 Después de engullir mi “sabroso” arroz con lata de atún, me empieza a entrar un sueño y un cansancio insoportable. Miro el sofá con anhelo pero no puedo caer en sus redes.

17:00 Empiezo a vestirles para las extraescolares. Corriendo, siempre corriendo. Gritando, siempre gritando para que recojan y espabilen. Se entretienen con una mosca.

17:30 Los dejo en sus respectivas clases/entrenes. Ahora podría ir a casa a disfrutar de una estupenda ducha con tranquilidad. No, hoy no puedo. Tengo que ir al centro comercial: el niño necesita unas cosas para el cole y a la niña se le han roto las mallas del entrene. El teléfono me pita con una nueva notificación: nuevo gift por el día de la mujer. Este ni lo leo. Hay mucha gente. Me entretengo por los pasillos. Ya que estoy compro cuatro cosas que faltaban en casa. Llego a la caja y me impaciento en la cola, ya casi es hora de recoger a los críos. Miro a la cajera y pienso cómo se las ingeniará si tiene hijos para conciliar con este turno de mierda que tiene.

20:00 Recojo a los niños y, por fin, vamos a casa. Duchas. Pijamas. Cenas. Por la noche es mi pareja quien se encarga de cocinar. ¡Menos mal! Lástima que hoy hay Champions y no se ha esmerado mucho para poder estar frente a la tele cuando empiece el partido.

21:45 Salgo de la ducha y a cenar. Aquí ya me “pega el bajonazo”, casi que ni tengo hambre de lo cansada que estoy.  Recogemos la mesa. Preparo la comida para que mañana tengan algo los niños. Me fumo un cigarro y ojeo el teléfono: más whatsapps por el día de la mujer.

22:30 Me siento en el sofá (¡¡Aleluya!!) y escribo esta entrada mientras le hago arrumacos a la pequeña. Se me cierran los ojos sin casi darme cuenta.

23:00 AHORA SÍ: VOY A CELEBRAR EL DÍA DE LA MUJER. ¡QUÉ PENA QUE TENGA TANTO SUEÑO! BUENO, YA CELEBRARÉ MI DÍA EL AÑO QUE VIENE. AUNQUE PENSÁNDOLO MEJOR, SI NO TENGO QUE CELEBRARLO SERÁ BUENA SEÑAL: ALGO HABRÁ CAMBIADO.

Si este es uno de tantos días (de una mujer “afortunada”), igual de estresante, igual de poco valorado, igual de sacrificado, no quiero ni pensar en muchas otras tantas mujeres que no tienen nuestra suerte: ablaciones, lapidaciones, escasos recursos, cero derechos, maltrato…  Ójala de una puñetera vez no haya que celebrar nada…

 

 

 

18 comments

  1. Fatigadita me has dejado con tu día, chica 🙂
    Pues sí, eso del día de la mujer está muy bien, justo es bueno para reivindicar como tu lo acabas de hacer.
    Así es el día a día de muchas de nosotras.
    La parte buena es que las críticas ya nos importan un higo, yo ni tiempo tengo de hacerles caso jaja

    Le gusta a 1 persona

      1. Sí, debería haber más días para reivindicar todo lo que hacemos ¡¡¡
        Día de la mujer trabajadora, día de la mujer agotada, día de la mujer estresada, día de la mujer casada con un huevón…. yo lo veo lleno de posibilidades 🙂

        Le gusta a 1 persona

      1. Aquí “tienes potra” es que estas tan cansado que o te da por llorar o por reír, tan cansado que no puedes ni conciliar el sueño. Pero tienes razón, también puede aplicarse a tener suerte.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s