¡Cómo me pone Angelina Jolie!

Publicado por

Esta entrada surge por culpa de esas divagaciones raras que me entran así, en un repente. Todos estos pensamientos vienen motivados por un comentario que dejó en la última entrada uno de los blogeros que formamos parte de este mundo. Canallator pensó que era homosexual por la forma en la que escribí Ella, y eso me ha hecho pensar ¡Coño no es el único que me lo ha dicho!

Y ya sabéis, mi mente vuela con cualquier brisilla que pilla así que esto me ha dado para llegar a los siguientes razonamientos/conclusiones:

  1. Me gusta el pelo corto: Aquí muchos se confunden. No busco ser más chico, sino todo lo contrario. Creo que la nuca es una derrochadora de sensualidad. Además, llevar el pelo corto siendo mujer es una muestra de valentía y confianza en una misma, precisamente por la confusión que crea en muchos hombres/mujeres. No tiene porqué ser más femenina una larga melena azotada por el viento tal ángel de Victoria’s Secret. Al igual que cualquier hijo de vecino debe saber que no por ser lesbiana tienes que llevar el pelo corto.
  2. Paso del maquillaje: Normalmente no lo uso ni para trabajar ni para ir al parque. Pero eso no significa que sea anti maquillaje. Sí que echo mano de él cuando me he pasado con el gintonic la noche de antes o cuando tengo algún evento (normalmente fines de semana). Y, oye, ¡los puntos que gano esa noche! Con eso de que la gente no está acostumbrada a verme maqueada…
  3. Tacones lo justo: Este es uno de mis paradigmas en la vida. Soy adicta a la compra de tacones. Pero tacones- taconazos: me rechiflan. Peeeeeroooo, ahí están, cogiendo polvo. Al final opto por la comodidad. Si eso me hace más hombre…
  4. Soy capaz de integrarme en conversaciones tanto de hombres como de mujeres sin dificultad: En las reuniones con colegas es súper normal verme sentada hablando con las chicas y a los cinco minutos oírme  a carcajada limpia con los hombres. Me resulta interesante ver y oír cuán  diferentes pueden ser estas charlas.
  5. Me encanta el deporte: Aunque no lo practico todo lo que desearía, siempre me han gustado los deportes de competición. Y siempre que he tenido la oportunidad he disfrutado jugando contra hombres. Me encanta ver su cara cuando les gana una chica.
  6. Veo y admiro la belleza: No me corto si veo a una tía buena, no tengo problema en hablar con naturalidad de lo carnosos que tiene los labios o de sus exuberantes pechos. Quizá sea admiración, atracción o simplemente un poquito de envidia. Me repatea cuando los hombres (más reacios a esto) te sueltan un ¡Y yo que sé, a mí no me gustan los hombres!, cuando les preguntas su opinión sobre uno u otro. Yo, sin embargo, no tengo problema en decir que si fuese hombre me tiraría a Angelina Jolie sin dudarlo. Perdón por la burrada son mis arrebatos varoniles.

Bueno, y hasta aquí mi ida de pinza de hoy. ¿Alguna en mi misma situación? Espero vuestros comentarios. ¡Besacos lésbicos!

11 comments

      1. Vamos a tener que solicitar al presidente de Mahou que nos mande una banda o algo así por hacerle publicidad, ja,ja,ja. Mi Edelmiro es un gran bebedor de Mahou, pero también bebe la marca blanca de Mercadona a final de mes.

        Le gusta a 1 persona

  1. Sí, leí lo del desliz del comentario en “Ella” y me hizo bastante gracia… era como una comedia de enredo 😀
    Personalmente, me encanta el pelo a lo “garçon” en las mujeres, así que coincido con tu apreciación sobre la nuca. Y más que una cuestión de homosexualidad, es que eres persona con facilidad de socializar e intereses variados, sin que cuente otra cosa, creo yo. En el caso de que alguien me dijera lo mismo al leer mi “El descubrimiento” (oye, voy a hacer publicidad: en https://lordalceblog.wordpress.com/2016/09/09/el-descubrimiento/) no me ofendería, por supuesto, pero sí que achacaría el comentario al peso de la herencia cultural y los roles de género aprendidos y que el susodicho no ha sabido sacudirse…

    Le gusta a 1 persona

      1. Ahí le has dado. A eso quería llegar. Los personajes son invenciones que pueden tener más o menos componentes reales en base a las experiencias vitales y pensamientos de quien los crea. Pero eso no quiere decir que comparta o acepte su forma de ser, comportamiento, etc.
        Si no es un texto personal, autobiográfico o demás (es decir, no ficticio), cualquier traslación de las palabras escritas a la realidad física del/la escritor/a es un absurdo cometido por quien lee el texto.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s