Gente cuqui, casas cuquis

Posted by

¡Gente cuqui os admiro y envidio! Sí, la envidia me corroe las entrañas cada vez que voy a una casa cuqui. ¿Y qué es una casa cuqui? No es un caserón ni un chaletazo (que también podría haberlos). Una casa de gente cuqui es aquella a la que se le saca el máximo partido con independencia del poder adquisitivo de los dueños o de los metros pisables. Una casa donde vive gente cuqui es aquella que podría salir en cualquier revista de decoración e iría acompañada por un Ooooooooohhhhh!!! por tu parte.

Y yo me pregunto ¿eso se lleva en la sangre?, ¿naces siendo cuqui o te haces?, ¿se puede aprender? Todo en estas casas ensambla perfectamente. La mesa a juego con los cuadros. El sofá con la cifra exacta de cojines y de los tonos perfectos. La cocina con todos los utensilios en el sitio adecuado creando una sinfonía maravillosa con el resto de la estancia. El vaso en su sitio, la bandeja con las tacitas de café a juego, el azucarero….Uauuuuuu!!!

No parece tan difícil….pero para mí es imposible. El dormitorio con todos los accesorios más “cool”. Mantita a juego en los pies, cabecero ideal, mesita con cuatro cosas pero en el sitio correspondiente. Vamos, que parece que estén por estar pero no, si no estuviesen en ese ángulo exacto ya no quedaría igual. Ahora entiendo cuando esta gente cuqui se pasa dos meses buscando unas bandejas para el postre o un cubo de la basura. Todo cobra sentido. Yo, muy yo, siempre digo “chica pues ve al chino que seguro que hay”. Ahora entiendo porqué su única respuesta es mirarme raro.

Y no os equivoquéis pensando que son capaces de tener la casa así porque no tienen hijos. Quien es cuqui es cuqui. He estado en casas de esta índole donde viven niños y siguen siendo igual de perfectas. Claro que tienen juguetes y trastos pero todos están donde deben estar. Guardados en sus estupendas estanterías a juego con sus estupendas camas.

¿Qué pensará esta gente cuando vienen a mi casa?, ¿les creará algún tipo de trauma? Ver el sofá marrón, una manta verde, un cojín amarillo, una figura de madera solitaria intentando entrar en simbiosis con el resto del mobiliario…..eso debe de ser un ataque hacia sus ojos ¿no? Servir el azúcar desde el mismo paquete de Hacendado en tazas de una familia y platos de otra debe ser motivo de visita al psicólogo. Y ya ni contar con las barbies encima de la mesa de la tele, las pelotas bajo el sofá o los rotuladores y cuentos en cada cajón que quede a la altura de los pequeños. Ufff ahora mismo me siento fatal. Cuanto daño estoy haciendo…

 

9 comments

  1. Yo no soy cucki, lo reconozco, a menudo envidié como tu esta cualidad estética, pero yo creo que se tiene o no se tiene, y sí, yo también me he preguntado como se lo monta alguien para tener tres niños y dos perros y ser tan cuqui, vamos, a mi es que me faltan horas en el día.
    Y quien es cuqui en su casa también lo es consigo mismo, cuidado que este tipo de personas van siempre impecables, yo es que ni me las imagino en pijama viendo una peli en el sofá mientras comen palomitas o chocolates ( muy habitualmente esto en mi, de hecho es que es un requisito para venir a dormir a casa, si vienes te traes el pijama y vemos la peli cómodamente, que es incomodísimo desabrocharte el pantalón con disimulo o contener el dolor de pies por los tacones) ……..pero envidiar, lo envidio, amiga, no nos engañemos, aunque nada más sea por un momentito, lo envidio jajajaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s