Las fiestas navideñas: tiempo y espacio se paralizan

Publicado por

Acabo de entrar a mi querido y humilde blog y me he echado las manos a la cabeza, ¿casi veinte días sin aparecer por aquí?!!!!! ¿Recordaré como se escribe? ¿Cuántas buenas historias me habré perdido?

Esto me ha hecho pensar la causa de tal abandono y he llegado a la conclusión de que la mayor culpable es la Navidad. Ante la inminente llegada de estas fechas se produce una parada temporal del tiempo y el espacio. Parada que en mi caso me obliga a relegar a un segundo plano otras tareas e incluso mi propia persona. Mis canas sin teñir o mis piernas sin depilar pueden dar fe de ello.

Supongo que esto es buena señal, ya que indica que casi todo el mundo continua celebrando esta festividad. Intuyo que incluso los que más odian tales fechas acaban haciendo un paréntesis en sus ajetreadas agendas aunque solo sea para convertirse en el grinch de la Navidad.

Yo soy una de esas que con la edad ha ido perdiendo la ilusión, o al menos eso cree porque todos los años acaba haciendo la carta a Papa Noel o a los Reyes y celebrando cada reunión familiar con alegría. Pero a lo que íbamos, consecuencias de la Navidad.

En primer lugar la búsqueda de los adornos navideños que entre pitos y flautas acaban convirtiéndose en el quebradero de cabeza de varios días completos. Siempre falta algo, siempre retocamos, que si a este belén le faltan la mitad de las piezas, que si el espumillón ya está convertido en un mero hilo, que si compramos la tradicional flor de pascua….

En segundo lugar llegan, para aquellos que somos padres, los infinitos preparativos para festivales, véase del cole, de extraescolares y un largo etcétera. A estas gestiones hay que dedicar otra semanita: vestuario, ensayos, compras, decoraciones… Y claro, luego llega la representación, más horas que le restas a otras tareas. Y como no, tampoco podían faltar las compras de los regalos a los profes. Aquí yo me desespero con tanto “wasap” en los grupos donde no hay forma de aclararse con tanta madre puntillosa.

Por último llegamos a la adecuación del campo de batalla donde van a tener lugar las reuniones. Si es en tu casa la has cagado. Busca sillas (el anuncio de Faltan sillaaaaaaaaaasssssss!!!!!!! lo clava), modifica la distribución del mobiliario para meter a una decena de niños, dos abuelas que necesitan ir al baño cada dos por tres, suegras puntillosas, madres locas, hermanas mas locas todavía…

Y por último, las viandas. Tres días haciendo listas de la compra, modificando menús, planificando cuando comprar los mejillones frescos pero evitando multitudes, haciendo malabares para colocar todo en la nevera (qué bien viene haber formado parte de la época del tetris!!), para finalmente hincharnos con los entrantes y las primeras tres copas de vino y dejar los platos principales para el resto de la semana.

En fin, que sí, que aunque lo niegue estoy deseando que llegue la Navidad. Aunque siga siendo igual de pobre porque no me ha tocado nada en el sorteo. Aunque acabe hasta las pelotas de limpiar la casa después de cada fiesta. Aunque haya momentos de tensión familiar en alguna que otra ocasión (sin esto la Navidad no sería lo mismo). Aunque acabe hinchada como un sapo con tanta comida. Aunque algún que otro regalo pudiese ser objeto del museo de los horrores………………¡FELIZ NAVIDAD!

Imagen Flickr-Maryge

 

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s