Ale va, manos a la obra con los adornos navideños!!!

Publicado por

Tradicionalmente en España, esta es la semana para adornar la casa con motivos navideños. Tradición que tengo que reconocer no he seguido nunca. Siempre lo he hecho cuando he tenido tiempo, tanto me daba un siete de diciembre, un dieciséis que un veintidós a correprisa.

La cuestión es que me da una pereza enoooorrme. Sinceramente si no fuese por los niños creo que hace años que pasaría con una planta de Navidad y dos velas con motivos navideños de esas del Mercadona que me pilla cerca. Pero con niños en casa a ver quien se niega a “plantar” el típico abeto y el Belén. Que digo yo que ni estamos en América, ni vamos a misa, ni somos cristianos practicantes. En fin, la cuestión es que algo hay que poner, llamarme hipócrita si queréis.

Y todos los años es la misma historia. Mucha emoción mientras desembalamos el abeto (de plástico por supuesto) y sacamos todas las bolas. Poquito a poquito la emoción se va pasando cansados de colaborar, y como siempre ahí que me quedo yo sola finiquitando la decoración. Nada que ver con las imágenes de las películas de la familia feliz y empalagosa al completo colocando la estrellita de la punta. Mas bien estoy yo sola intentando que la puñetera estrella no quede torcida mientras mis niños tirados en el sofá ya están a otras labores.

La estampa es bien bonita. Un árbol ya casi raquítico de tanto uso, las bolas colocadas sin sentido aparente y sin seguir un patrón de colores. Soy bastante magnánima en ese aspecto, que las coloquen como quieran. El espumillón siempre más abundante en una zona u otra también fruto de la imaginación de la pequeña diseñadora de la casa. Y para finalizar un sinfín de pelitos (hojitas) del árbol escampadas por toda la casa.

-El próximo año lo renuevo.- digo en voz alta intentando convencerme y sabiendo que el próximo año también se me echará el tiempo encima y el pobre árbol tendrá que soportar su agonía un año más.

Y lo peor de todo no es todo este montaje sino luego el volver a guardarlo todo. Eso sí que da una pereza más enooooorme todavía. Ahí ya si que no hay emoción ni na de na. Por lo tanto yo solita me lo como. Hubo un año que el abeto nos acompañó hasta mediados de febrero…. a punto estuve de dejarlo hasta las siguientes Navidades.

Imagen Flickr-Javi

 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s