Sarna con gusto no pica o ¿cuándo pasé a ser el expectador de mi vida?

Publicado por

¿En qué momento de nuestras vidas dejamos de escucharnos? ¿Cuándo decidimos ponernos unos tapones en los oidos para dejar de oir nuestros deseos, nuestras pasiones, nuestras aspiraciones o nuestros gustos? ¿Cuál es el momento exacto en el que nos convertimos en eso que alguien desea que seamos?

De verdad que me gustaría saberlo para poder fabricar una máquina del tiempo y mandar a tomar por culo a aquella persona que por sus comentarios, sus consejos o sus “amenazas sutiles” consiguió convertirme en una cáscara sin pasión, en un barco sin rumbo.

O quizá somos nosotros mismos los culpables de dejarnos llevar, de perder el mapa de nuestro destino. Seguramente así sea. Por comodidad, por necesidad, por juventud, por educación, por amor.. ..

Desde pequeños nos inculcan que hay que hacer algunas cosas porque es lo correcto. Porque es lo que se espera de nosotros. Y así es, aunque esta afirmación puede llevarnos a equívoco.  Puede hacernos creer que hay que solapar nuestros propios sentimientos. Y esto no debería ser así, o por lo menos no del todo.

¿Cuántas veces  hemos callado a nuestra mente para no perder un trabajo? No puedes dejar que las palabras “Ojala tengas una diarrea que no te deje salir del water” afloren ante tu jefe si necesitas pagar los recibos a final de mes.

¿Cuantas veces hemos antepuesto las necesidades de nuestra pareja a las propias? “Hoy por él, mañana por mi” Que putada que el por mi nunca llegue o llegue en contadas ocasiones.

¿Cuantas veces hemos acudido a reuniones familiares, visitas a amigos…etc sin ganas? Es lo correcto aunque no te apetezca.

¿Cuantas veces hemos dejado a un lado nuestro cansancio, nuestros problemas e incluso enfermedades por cuidar y proteger a nuestros pequeños? Muchas, aunque de estas creo que de momento no me arrepiento.

¿Es esto un estado también pasajero?, ¿llega el momento del cambio en otra etapa?, ¿vuelves a recuperar tu esencia y a decidir los pasos de tu camino otra vez?

A muchos os sonará la expresión Sarna con gusto no pica. Seamos realistas, puede que no pique pero seguro que deja huellas imborrables en nuestra piel.

2 comments

  1. El problema no es tener que hacer lo correcto, sino saber decidir qué es lo correcto por uno mismo. Porque entonces sigues haciendo lo correcto, pero ya no por obligación, sino por convicción.
    No hay receta para eso. Cada cual lo tiene que descubrir y decidir. Y ya se sabe, en cada momento decidimos en función de lo que sabemos. Por tanto, la clave es saber.
    Llamémoslo aprendizaje, experiencia o madurez, pero ese conocimiento no llega solo.
    No, no se puede vivir una vida esperando a que pase algo. Hay que actuar, arriesgarse, provocar que las cosas sucedan. Hay que tener voluntad.
    Convicción, conocimiento, voluntad. Los tres pilares de la vida que, por desgracia, no se venden en las farmacias.

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que lo que mas me incomoda es saber que en ocasiones tomamos como propias las decisiones. Nos aferramos a la idea de que realmente eso es lo que queremos, que lo hacemos con gusto. Como si de esta forma nos sintiesemos mejor.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s