Presentadoras florero

Publicado por

En un mundo donde “se supone” que todos nos las damos de super guays apoyando la igualdad de género cada uno a su manera, la imagen de presentadora florero con coeficiente intelectual de hormiga me chirría a la vista. Está muy bien todo eso de las reivindicaciones sobre las mujeres emprendedoras y trabajadoras que casi rozan los super poderes pero soportar ciertas cosas me hunde en la miseria.

No voy a dar nombres, no es cuestión de señalar porque cada cual se vende como quiere o como buenamente puede. Para empezar tengo que decir que no soy una feminista radical ni mucho menos. A mi eso de que tenga que haber la misma cantidad de hombres que de mujeres en un partido político (por poner un ejemplo) me la trae al pairo. Lo que tiene que haber es un proceso de selección equitativo e igualitario y quien cumpla las condiciones y los requisitos pues que sea el candidato seleccionado independientemente de su sexo.

Dicho esto lo que mis oídos y mis ojos no toleran es ver a la típica presentadora florero que lo único que sabe hacer (o lo que nos quieren hacer creer que saben hacer), es lucir su tipazo mostrando escote y sonreír cualquier chorrada que suelta su compañero masculino. Por si eso fuese poco encima los textos que les dan son ridículos. Normalmente suelen ser programas de humor y que casualidad que la chorrada que suelta la presentadora es la que menos gracia hace. Eso sí, ya se encarga ella de reírse de su propia ocurrencia para tapar el silencio mientras pasa la bola de paja del oeste.

Y yo me pregunto ¿a estas chicas no les da vergüenza verse después? o es que les pagan tan bien que les merece la pena perder la dignidad. ¿Eligen ellas el vestuario o se lo sugieren (imponen)? Estoy segura que todas estas chicas podrían optar a algo mejor. Seguro que algunas se sienten realizadas pero ¿de verdad la gran mayoría solo aspiran a esta mierda? Como mujer me da vergüenza y sin embargo no oigo a esas/os que tanto censuran anuncios (según ellos machistas) poner el grito en el cielo ante tanta ridiculez.

Imagen Flickr-Zaida Machado

4 comments

  1. Me ha gustado eso de que tiene que haber un proceso de selección equitativo e igualitario para elegir al mejor candidat@. Es lo que he pensado yo siempre.
    Por qué meter con calzador el mismo número de hombres que de mujeres? Así se pierden buenos candidat@s sólo por cumplir un porcentaje.

    Me gusta

  2. El día que el feminismo se quede sin razones todos viviremos en un mundo mejor. Porque ese día no habrá por qué reclamar, ni de qué protestar. Ese dia seremos tan iguales que podremos ser diferentes por nuestra esencia y nuestras ideas, y no por la genética ni por nuestros genitales.

    Pero mientras exista un motivo para que una mujer se sienta inferior, mientras los hombres suban en ascensor y las mujeres tenga que subir por la escalera, mientras importe más el envoltorio que el regalo y mientras la pretendida igualdad de los políticos se quede en una ridícula búsqueda de géneros imposibles a los/as palabras/os, en vez de defender la verdadera igualdad de oportunidades de las personas, harán falta voces que denuncien la marginación en cualquiera de sus muchas manifestaciones.

    La discusión no es tanto sobre la propia mujer florero, que siempre existirá porque siempre habrá mujer u hombre que cambie su dignidad por una buena nómina, sino sobre ese arraigado ideario colectivo que sostiene el concepto, y que capacita a la mujer sólo por la cara y la encumbra sólo por las tetas, despreciando las verdaderas capacidades de la propia portadora de ese físico o de todas las menos agraciadas que se quedaron en el casting.

    El casting. Esa asquerosa palabra está en la raíz de todo esto. Se traduce en un tribunal de babosos pervertidos que se creen dictadores del buen gusto y que nos ven a todos los demás como animales a los que se convence con carne fresca. Ellos y todos los que hay detrás son quienes nos imponen sus estereotipos y nos dominan por nuestros instintos más innobles, porque para ellos solo somos primates con capacidad para cambiar de canal, y aquí lo único que importa en realidad son las audiencias.

    No, la florero no es culpable, sino víctima. Víctima de su propia ambición, o de la imposibilidad de hacer valer sus méritos por otros medios.

    La culpa es de todos, por no mirarla a los ojos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s