Sexo con robots ¿y qué más?

Publicado por

Ayer leí un artículo donde se hablaba de la futura posibilidad de que los robots compartan nuestras vidas como un ser humano más. El artículo viene motivado por las declaraciones de un doctor en Inteligencia Artificial llamado David Levy , autor del libro “Amor y sexo con robots”. Tal investigador afirma y asegura que en un intervalo de entre 40 y 50 años, los robots estarán preparados para convertirse en nuestros compañeros y más explícitamente en nuestros compañeros sexuales.

Según Levy la inteligencia artificial llegará a equipararse con las emociones humanas. Un robot será capaz de imitar nuestras emociones e incluso detectar nuestro estado de ánimo y según este reproducir emociones para complacernos. En cuanto al sexo ocurriría lo mismo. El robot estaría programado para convertirse según el gusto del consumidor/a en el perfecto amante cubriendo todas las necesidades de su dueño.

Y yo me pregunto ¿podrá convertirse en un sustituto total de un buen maromo? Pues seguramente para algunos aspectos sí. Podríamos compararlo a cualquier juguete sexual, un consolador muy completo o una muñeca hinchable perfectamente diseñada. Un recurso más en caso de necesidad o simplemente para pasar un buen rato. La verdad es que la idea resulta bastante apetecible…un Brad Pitt de goma que haga realidad todos tus deseos…desde un masaje en los pies después de un duro día de trabajo, hasta un buen polvo matutino…la boca se me hace agua.

Pero más allá de eso me resulta bastante difícil imaginar que los robots pudiesen sustituir a los humanos en las relaciones. Sí ya se que cambiaríamos a más de un tolay por un robot pero lo cierto es que lo que distingue a la raza humana es la capacidad de decisión, el libre albedrío. Las emociones, las sensaciones muchas veces incontenibles. El poder decidir si quieres estar con esa persona o no. La intensidad, el riesgo y la aventura de estar con alguien que en cualquier momento puede decidir no estar contigo. Alguien que tendrá su propia identidad. Un robot nunca podrá tener esto. Aunque según este investigador los robots podrán imitar todas las emociones humanas, no serán libres para hacerlo, es decir que simplemente estarán programados para ello.

Yo, personalmente me quedo con la “chicha”, con lo bueno y lo malo que me pueda encontrar. Aunque claro, a nadie le amarga un dulce ¿no?

Imagen Flickr-Marcio Paes

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s