Cuando tu cuerpo se empeña en sabotearte

Publicado por

¿Tienes una cita importante? Tranquila, seguro que no acudes sola…un enorme granazo estará encantado de ser tu acompañante. Después de un suceso parecido vivido en mis propias carnes, me ha dado por pensar que en ocasiones nuestro cuerpo se convierte en nuestro peor enemigo.

En cualquier momento importante ya sea una cita, una reunión, una presentación o un simple encuentro inesperado (véase coincidir en el ascensor con el vecino buenorro), allá va nuestro cuerpo a intentar sabotearnos. Después de mucho pensar he hecho una pequeña recopilación de los sabotajes más recurrentes. ¿Estáis de acuerdo?

1- Espinilla pajotera. Perdón por la nomenclatura pero es la más gráfica que se me ocurre. Este sabotaje suele darse ante la inminente cita especial. Normalmente cuando la cita consiste en una cena o comida donde vas a pasar más de una hora cara a cara con esa persona especial. Normalmente empiezas a notar su presencia tres o cuatro días antes. Uyyy este bultito molesto qué será?, Horror un grano!!!, Bueno, bueno, aún tengo un par de días para deshacerme de él. Pero la realidad es que por muchos potingues y remedios de la abuela que utilices al final el granito se convierte en espinilla. Y en el día de la cita nos ofrece su mejor cara con su punta blanquecina y tirante. Así que finalmente decides ponerle nombre, embadurnarlo de maquillaje y aguantar que ese maldito grano consiga más miradas de tu acompañante que tu escotazo.

2- Sobaqueras estilo Camacho. Sí, también ocurre. Esto normalmente suele pasar cuando tienes una reunión o una presentación con bastantes espectadores. Yo recomiendo encarecidamente elegir el vestuario el día de antes y hacerle la prueba. Mojo un poco la prenda en la zona del sobaco para comprobar si se nota la humedad o si se disimula. Aún así nuestro cuerpo siempre sale ganador. Si elegiste bien el vestuario pues el sabotaje consistirá en que te suden las manos, o en notar como se perla toda tu espalda.

3- Menstruación ¿precisamente hoy?. Mujeres, esta podría incluirse como Ley de Murphy. “Si has estado preparando una cita sexual durante días, ese día llegará tu prima la roja para estropearlo”. Normalmente este es el sabotaje que elige nuestro cuerpo cuando se tienen relaciones a distancia y las ocasiones de contacto son escasas. O cuando planeas alguna salida romántico-festiva.

4- Moquillo. No, no me refiero a la enfermedad. Me refiero a esa sensación de que te cae el moquillo precisamente cuando no llevas un clinex a mano y justo alguien que te interesa se para a hablar contigo. Este es el sabotaje preferido cuando te cruzas con el tío buenorro y asombrosamente  tiene ganas de parlotear. Empiezas a notar que te va a caer el moquillo, por un lado no quieres sorber, por el otro estás intentado ofrecer tu mejor cara pero sin mirarlo directamente, al mismo tiempo rebuscas en el bolso. ¡Mierda de bolso, tengo una broca del quince pero  ni un puñetero pañuelo!

Imagen Flickr-Marcela Lora

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s